DISPLASIA FIBROSA Y SÍNDROME DE McCUNE-ALBRIGHT

Traducción de Fibrous Dysplasia/McCune-Albright Syndrome-GeneReviews   Texto original

Autores:

Dra. Alison M Boyce, MD:

Pediatra endocrino especializada en la evaluación de enfermedades esqueléticas en niños y adolescentes con especial énfasis en la Displasia Fibrosa/Síndrome de McCune-Albright. Realiza su trabajo investigador en los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) en Bethesda, Maryland, EEUU. Forma parte del equipo de la sección de Enfermedades Esqueléticas y de la Homeostasis Mineral (del inglés Skeletal Disorders and Mineral Homeastasis Section, SDMHS).


Dr. Pablo Florenzano, MD:

Endocrinólogo especializado en la evaluación y tratamiento de enfermedades óseas en adultos. Realiza su trabajo investigador en la Pontificia Universidad Católica de Chile. 


Dr. Luis Fernández de Castro, PhD:

Biólogo del SDMHS del NIH. Realiza investigación básica y traslacional sobre enfermedades óseas y de metabolismo mineral.


Dr. Michael T Collins, MD:

Endocrinólogo especializado en enfermedades raras del hueso y del metabolismo mineral. Jefe del SDMHS del NIH.

 

Traducción al castellano:

Dra. Diana Ovejero Crespo:

Endocrina especializada en la evaluación de enfermedades esqueléticas. Actualmente realiza su investigación en el Instituto de Investigaciones Médicas del Hospital del Mar (IMIM) en Barcelona.

 

RESUMEN

Características clínicas

La displasia fibrosa (DF)/Síndrome de McCune-Albright (MAS) es una enfermedad mosaica originada por una mutación postzigótica temprana en el gen GNAS. Este gen codifica la proteína Gsα, la cual está involucrada en la vía de señalización del AMP cíclico. La DF está limitada al esqueleto mientras que se denomina MAS a la asociación de DF con la afectación de ciertos órganos endocrinos y de la piel que también son portadores de la mutación. No obstante, dado que la actividad de Gsα está presente en todos los tejidos, otros órganos también pueden verse afectados.

La DF puede afectar a cualquier parte del esqueleto, y puede afectar de manera aislada a un solo hueso (DF monostótica), en cuyo caso puede ser completamente asintomática, o ser más severa y afectar a varios huesos (DF poliostótica) impactando de manera muy negativa al paciente con manifestaciones como la deformidad, las fracturas, la escoliosis progresiva, la pérdida de movilidad, visión y/o audición. Respecto al MAS, la primera manifestación suelen ser las manchas café con leche (visibles al nacimiento o poco después). Esta enfermedad también puede estar asociada a diversas endocrinopatías incluyendo:

  • Pubertad precoz periférica (independiente de la secreción de gonadotropinas) secundaria a la presencia de quistes ováricos recurrentes en niñas y a la producción autónoma de testosterona en niños.
  • Lesiones testiculares asociadas o no a pubertad precoz.
  • Lesiones tiroideas asociadas o no a hipertiroidismo no autoinmune.
  • Secreción excesiva de hormona de crecimiento.
  • Pérdidas renales de fosfato con o sin hipofosfatemia secundarias a la producción excesiva de factor de crecimiento fibroblástico 23 (FGF23).
  • Hipercortisolismo neonatal.

El pronóstico para individuos con DF/MAS depende de la localización de la enfermedad, a la extensión de las lesiones, y a la gravedad de las manifestaciones.

Diagnóstico

En la mayor parte de los individuos, el diagnóstico de DF/MAS se basa en la identificación de 2 o más hallazgos clínicos típicos. No obstante, para aquellos casos de DF monostótica, se requiere la identificación de la mutación patogénica en GNAS en el hueso afecto.

Manejo

El manejo terapéutico es más efectivo cuando se realiza a través de una colaboración multidisciplinar de médicos especialistas.

  • DF: el manejo se centra en optimizar la función y disminuir la morbilidad asociada a las fracturas y las deformidades (incluyendo la escoliosis).
  • Pubertad precoz: el tratamiento previene el adelanto de la edad ósea y mejora el pronóstico de talla adulta. Para las niñas se recomienda utilizar el letrozol; para los niños las opciones farmacológicas están menos establecidas.
  • Enfermedad tiroidea: el metimazol puede controlar el hipertiroidismo con eficacia; no obstante, dado que el hipertiroidismo es persistente, es frecuente acabar recurriendo a la tiroidectomía.
  • Exceso de hormona de crecimiento (GH): la terapia farmacológica es el tratamiento de primera línea incluyendo la administración de análogos de la somatostatina combinados o no con pegvisomant (antagonista del receptor de la GH).
  • Hipercortisolismo: el tratamiento varía según la presentación del síndrome de Cushing neonatal.

Seguimiento

DF/MAS

Realizar monitorización de los siguientes signos/enfermedades:

  • Bebés < 1 año: signos de hipercortisolismo.
  • Niños/as:

-Curva de crecimiento, signos de pubertad precoz y/o signos de exceso de GH.
-En menores 5 años: alteraciones tiroideas analíticas.
-Con alteraciones ecográficas tiroideas pero con función tiroidea normal: seguimiento periódico de la función tiroidal.

  • Varones: lesiones testiculares (exploración física y ecografía tiroidea).
  • Mujeres: cáncer de mama (afectación más temprana que en la población general).
  • Individuos tratados con:

-Pegvisomant: hepatotoxicidad.
-Análogos de la somatostatina: signos y síntomas de enfermedad vesicular.

DF
  • Radiografías periódicas para monitorear lesiones de DF existentes y posible desarrollo de nuevas lesiones.
  • Fosfato sérico periódico y niveles de25-(OH) vitamina D.
  • DF cráneo-facial: evaluación visual y auditiva anuales; TAC craneal periódico, niveles de IGF-1 en analíticas de rutina durante la infancia y edad adulta temprana.
  • DF columna: observación detenida en caso de escoliosis para evaluar su progresión.

Agentes/circunstancias a evitar:

  • Deportes de contacto y otras actividades de alto riesgo (cuando la afectación esquelética es significativa).
  • Descompresión del nervio óptico profiláctica (en individuos con DF cráneo-facial).
  • Extirpación de quistes ováricos.
  • Radioterapia para el tratamiento de DF.
  • Factores de riesgo para la transformación maligna (como la exposición excesiva a la radiación).

Consejo genético

La DF/MAS NO se hereda. No hay evidencia de que ningún progenitor de un individuo afecto de DF/MAS haya presentado manifestaciones típicas de la enfermedad. El riesgo de que otros hermanos estén afectados es el de la población general. No existen casos documentados de transmisión vertical de DF/MAS.


Seguir en: